«Creo que los álbumes pueden contar muchos tipos de historias, incluso aquellas que, a primera vista, pueden parecer demasiado oscuras para los niños»

Muchos de los personajes de Heather Smith se enfrentan a situaciones adversas. No son niñas y niñas a los que la vida les ha regalado una existencia cómoda, sino que ellos mismos deben reunir el coraje suficiente para cambiar el rumbo de sus vidas. Quizá son un reflejo de la infancia de la autora, quien no solo superó serios problemas con el lenguaje, sino que acabó dedicándose a la escritura.  «A menudo -dice Smith- hablo con los escolares sobre los comienzos de los libros: el lugar en el que se encuentra un personaje al principio de un libro suele ser muy diferente del lugar en el que se encuentra al final. La vida es un viaje. El comienzo de algo no siempre es una indicación de cómo acabará. Yo soy una prueba de ello.»

Aunque La cabina de teléfono en el jardín del señor Hirota es la primera de su obras que se traduce al castellano, la autora canadiense tiene una larga carrera a sus espaldas que incluye cinco novelas juveniles (una de ellas en verso) y tres álbumes ilustrados.

-¿Cuándo oíste hablar por primera vez de la historia en la que está basada La cabina de teléfono en el jardín del señor Hirota?

La primera vez que oí hablar del «teléfono de viento» fue en un capítulo de This American Life titulado «One Last Thing Before I Go». En él se explicaba cómo un hombre llamado Itaru Sasaki ayudó a los habitantes de Otsuchi (Japón) a conectar con sus seres queridos fallecidos tras el tsunami de 2011. Lo que más me impactó de esta historia fue cómo un simple objeto -un teléfono desconectado- pudo ayudar a un pueblo a mitigar su dolor. La historia de Itaru Sasaki se me quedó grabada durante mucho tiempo.

 

-¿Por qué pensaste que la historia podía tener un interés especial para un público joven?

En cuanto escuché la historia de la cabina telefónica del Sr. Sasaki, supe que sería un libro ilustrado muy potente. Creo que los álbumes pueden contar muchos tipos de historias, incluso aquellas que, a primera vista, pueden parecer demasiado oscuras para los niños. La creencia del señor Sasaki de que las palabras pueden ser transportadas por el viento hasta los seres queridos perdidos es muy inspiradora. Me pareció que su historia, escrita con suavidad y poesía para un público joven, podía ser muy significativa para los niños.

 

Heather Smith frente a la costa de Terranova

-El cuento relata con absoluta delicadeza el dolor que se siente después de perder a un ser querido, pero sin caer nunca en el sentimentalismo ¿Fue difícil encontrar las palabras apropiadas?

Después de escuchar el podcast sobre la cabina telefónica de Itaru Sasaki, tuve que dejar de lado mi idea de ficcionar su historia debido a otros compromisos de escritura. De hecho, pasó casi un año entero hasta que tuve tiempo de sentarme a escribirla. A pesar de lo frustrante que fue, resultó ser algo bueno. La historia se cocinó a fuego lento en el fondo de mi mente durante tanto tiempo, de tal forma que, cuando puse la pluma sobre el papel, las palabras fluyeron rápidamente. Creo que si me hubiera sentado a escribir la historia de inmediato, me habría resultado mucho más difícil componerla, pero después de un año de darle vueltas, sabía exactamente cómo quería contarla.

 

-Cada escena, cada diálogo está perfectamente medido. Incluso diría que tiene las palabras justas. Cuéntenos cómo fue la composición de la historia.

Gracias. Como has dicho más arriba, esta historia evita caer en el sentimentalismo. En parte se debe a que, al escribirlo, dejé mucho espacio para las ilustraciones. Sabía que, bajo la dirección artística de Orca Book Publishers (la editorial canadiense donde se publicó por primera vez), las ilustraciones mostrarían gran parte de la devastación y el dolor de la pérdida sin que yo tuviera que escribirlo en el texto. Al final, la historia en sí es poética, pero directa, y las impresionantes ilustraciones de Rachel Wada muestran gran parte de las cosas que no dicen las palabras.

-Makio y el Sr. Hirota son los dos personajes protagonistas, ¿cómo los imaginó y qué rasgos de su personalidad quisiste destacar?

Como el Sr. Hirota está basado en una persona real, quería rendir homenaje a Itaru Sasaki representando a un hombre amable y generoso que se preocupa profundamente por su comunidad. Creé a Makio para que la ficcionalización de la historia del señor Sasaki pudiera ser contada a través del punto de vista de un niño. Quería que los jóvenes lectores vieran a alguien de su edad experimentando la cabina telefónica de una manera profunda y significativa.  Quería que vieran que, aunque las cosas no fueron fáciles para Makio, al final encontró la fuerza para salir adelante. También quería destacar la importancia de los vínculos intergeneracionales. Juntos, el señor Hirota y Makio se dan amor y apoyo mutuo durante un momento muy difícil y esta experiencia compartida refuerza su relación.

-Cuando eras niña, tenías una relación difícil con las palabras. ¿Alguna vez imaginaste que pudieras llegar a ser escritora?

Nunca pensé que sería escritora porque de niña era una lectora muy reacia. Me encantaban los libros ilustrados, pero cuando llegó el momento de pasar a los libros de capítulos, no me interesaron. Me abrumaba la cantidad de palabras en la página y no tenía capacidad de atención para leerlos. Además, de joven tenía un problema de dicción que hacía que algunas palabras me fueran difíciles de pronunciar. Como puedes ver, ¡las palabras no eran mis amigas! Pero lo que me faltaba en lectura y lenguaje, lo compensaba con la imaginación. Pasaba mucho tiempo soñando e inventando historias en mi cabeza. No fue hasta la edad adulta cuando me sentí lo suficientemente segura como para poner mis historias por escrito.

A menudo hablo con los escolares sobre los comienzos de los libros: el lugar en el que se encuentra un personaje al principio de un libro suele ser muy diferente del lugar en el que se encuentra al final. La vida es un viaje. El comienzo de algo no siempre es una indicación de cómo acabará. Yo soy una prueba de ello.

 

-¿Crees que la literatura infantil y juvenil está bien tratada en Canadá?

La literatura infantil y juvenil  tiene gran importancia en Canadá. Hay muchas organizaciones que la apoyan. Una de mis favoritas es el programa Bosque de la Lectura de la Asociación de Bibliotecas de Ontario. Es un programa de lectura recreativa dirigido a los escolares, que eligen ellos mismos los ganadores votando por sus libros favoritos. Es muy popular entre los niños de Canadá y hace que se entusiasmen con la lectura.

 

 

-¿Y los escritores? ¿Crees que están suficientemente reconocidos?

Por supuesto. Hay muchos premios prestigiosos, como el Governor General’s Literary Award for Children’s Literature y el Canadian Children’s Book Centre Awards, que destacan a los autores e ilustradores infantiles.

Como escritora infantil canadiense, me siento muy afortunada de vivir en un país que fomenta y apoya a los creadores de libros para jóvenes.

-La cabina de teléfono en el jardín del señor Hirota es el primer libro que se publica en España. Pero tienes ya una larga carrera como escritora, ¿nos puedes hablar de tus otras obras?

Mi primer libro, Baygirl, se publicó en 2013. Es una novela juvenil ambientada en mi provincia natal, Terranova, y es una historia de adolescentes que entran en la edad adulta.  Mi segunda novela para jóvenes adultos se llama La agonía de Bun O’Keefe, y es una peculiar historia de amistad, lealtad y descubrimiento. Desde entonces, he publicado otras dos novelas para adolescentes: Chica Pollo (Chicken Girl), un libro sobre una chica que se esconde del mundo con el traje de pollo que lleva para su trabajo de verano; y Barry Squires, Full Tilt, una historia llena de humor sobre un chico de Terranova que quiere ser bailarín irlandés. Además, he escrito tres libros ilustrados: Angus All Aglow, ilustrado por Alice Carter; A Plan for Pops, ilustrado por Brooke Kerrigan; y The Phone Booth… También he escrito una novela en verso de grado medio llamada Ebb & Flow.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Dirección xxx xx xx xx teresa@afindecuentos.com
A FIN DE CUENTOS