Por Mario Agiriano. Invocan los expertos las virtudes neurológicas -estimular la actividad cerebral, activar las zonas del habla y la imaginación-, invocan los poetas las bondades de la fantasía, y los profesores sermonean con sus virtudes educativas -¡Manolito no comete faltas

Dirección xxx xx xx xx teresa@afindecuentos.com
A FIN DE CUENTOS