Javier Pizarro, El Asombrario

Siguiendo con el tema que introducíamos hace unos días, hoy escuchamos la opinión de Javier Pizarro. Reflexiones vibrantes para estos días sin nubes.
En mi opinión, el problema principal es que no se lee nada. No leemos los adultos, no leemos los maestros, no leen los presidentes de gobierno, nadie lee salvo aquellas cosas que saltan por nuestras pantallas digitales... y aún así queremos que las niñas y los niños lean.
Les leemos desde que son bebés, les contamos y compramos cuentos porque queremos que sean lectores, porque son bonitos y en estos tiempos están más de moda que nunca y porque tenemos prisa para que aprendan a leer lo antes posible. Si pueden aprender a los cuatro, mucho mejor que a los cinco. Aunque el currículum del ministerio y de mínimos solo pide que las niñas y niños empiecen con la lectorescritura hasta los seis años. Pero si mi hijo lee antes que el tuyo, chincha-rabia, mi hijo es más listo.

Las redes sociales permiten encuentros tan afortunados como el que desde A Fin de Cuentos hemos tenido con Pilar Torres. Pilar es una maestra y psicopedagoga de Córdoba, especializada en Educación Especial. Desde su blog www.aulaapoyointegración.com (y las cuentas que mantiene en Facebook, Twitter, Instagram, You Tube y Pinterest), comparte reflexiones y recursos educativos con todos aquellos interesados en estos temas. ¡Y nosotros nos sentimos felices y orgullosos de que nuestros libros le hayan servido para crear algunos de estos recursos!

Por Mario Agiriano. Invocan los expertos las virtudes neurológicas -estimular la actividad cerebral, activar las zonas del habla y la imaginación-, invocan los poetas las bondades de la fantasía, y los profesores sermonean con sus virtudes educativas -¡Manolito no comete faltas

Dirección xxx xx xx xx teresa@afindecuentos.com
A FIN DE CUENTOS